domingo, 27 de julio de 2014

Hilos de la mente

Un último sueño antes de partir 

La noche estaba sombría no se percibía ningún sonido excepto el de la emisora, que con su repertorio resguardaba mi profundo sueño.


Desperté en medio de una lúgubre oscuridad, me encontraba exaltada pues estaba atemorizada, trate de recobrar el sueño en busca de sosiego, pero, el chirrido lejano de una puerta me mantenía despierta, llena de frustración me levante para ver que ocurría, me dirigí a la entrada de mi habitación atenta a cualquier ruido, en cuanto abrí la puerta una horrible e impetuosa sombra yacía frente a mí.


No intenté correr, por el contrario asumí una actitud estoica ante la sombra; ella maliciosamente se acercó a mí y me cubrió con un gélido manto, todas mis angustias se desvanecieron y segura de mí decisión me dejé llevar por la sagaz sombra de la muerte.



Autor: